* Sendas de Oku *

·Comunicación ·Energía ·Acompañamiento

Ich liebe dich, Schwester*

hildegard-of-bingen-1233233875-article-0

Me he enamorado de Hildegard Bermersheim. Llevo días absorta, buscando aquí y allá información sobre esa maravillosa mujer que vivió en el s.XII, dejando en evidencia a nobles y clérigos con su increíble despliegue de virtudes humanistas, espirituales, literarias y científicas. Hildegard von Bingen, a pesar de tener una mala salud de hierro, fue una señora de armas tomar, una abadesa benedictina provista de una gran fuerza y magnetismo, que desobedeció, cuestionó y se enfrentó muchísimas veces al poder patriarcal y eclesiástico de la época para avanzar según su criterio. Consiguió separarse del convento masculino del que dependía su comunidad de monjas y fue la fundadora de dos monasterios. Viajaba para predicar en público (algo inédito en una religiosa de ese tiempo) cuando lo consideraba necesario.

Su opinión profética era requerida y muy valorada por los principales mandatarios de la época -no en vano era llamada la Sibila del Rin-, y participaba de discusiones, decisiones y enredos políticos. Su ascendencia empezó a tomar impulso cuando se atrevió a pedir -con tono de mosquita Hildegard.jpgmuerta, era muy aviesa- a un estirado Bernardo de Claraval, el permiso para escribir y difundir sus visiones místicas, que interpretaban la doctrina católica de un modo absolutamete arrebatado: “Lo que no veo, lo desconozco, puesto que no soy docta. Y lo que escribo es lo que veo y oigo en la visión, y no pongo otras palabras más que las que oigo”. La monja, canalizando palabras, imágenes y escenas de muy diversa índole ascética, describe un precioso equilibrio entre el ser humano, el mundo material y la esencia divina. El malogrado neurólogo Oliver Sacks, que achacaba las visiones de la Santa a una potente migraña con auras, decía que Hildegard nos mostró como un “hecho fisiológico banal, odioso e insignificante para la vasta mayoría de la gente, puede convertirse, en una conciencia privilegiada, en el sustrato de una suprema inspiración extática”. Por el contrario, la estudiosa Victoria Cirlot, experta en la figura de la abadesa, revisa sus obras ilustradas Scivias (Scito Vias Domini, “Conoce los caminos del Señor”), Liber Divinorum operum simplicis hominis y Liber vitae meritorum, y afirma que no caía en extasis, como otros santos o beatos. Ella se reconoce lúcida pero conectada, y así aparece representada en los grabados, como una simple visionaria (o canal), “mirando al cielo y siempre con los ojos abiertos y sin perder la conciencia”.

Artista polifacética y visionaria, sus obras musicales y los textos que dictaba en latín son de una claridad, sabiduría y belleza inencontrables entre sus contemporáneos e, incluso, hasta la fecha. Amaba la música y le dedicó mucho espacio en su vida, incluso afirmaba que la enfermedad remite más rápidamente si la persona que la sufre oye una melodía que le eleve el ánimo (animus). Fue una de las primeras minnesänger de Alemania sin saberlo, confiriendo poesía y gran belleza a sus misas, himnos y responsos, de trabajada factura y riqueza de registros.HoB-DieChoreDerEngel

La iluminada sor, fue también una erudita escritora de otros libros sobre diversas cuestiones religiosas, ciencias naturales y medicina. Son
invaluables sus estudios sobre el uso de elementos naturales en la
primeriza medicina científica,  era una mujer sabia que conocía miles de plantas, minerales y remedios naturales que plasmó en su Liber simplicis medicinae (Physica) y en el Liber compositae medicinae (Causae et curae), que podéis consultar y disfrutar online desde aquí.  Encontraréis consejos maravillosos como este: “A quien le duela el corazón, y está triste porque su corazón no mejora, coma frecuentemente castañas crudas. El jugo influirá en su corazón, que se beneficiará de su fuerza y él recibirá felicidad.”

Apreciamos, pues, que la benedictina consideraba que la curación sólo podía ser completa si se trataban aspectos tanto físicos, como mentales y
espirituales, en una moderna visión holística del ser humano. Según la
doctora Sabrina Mellino
, estudiosa de su obra medicinal, “ella demostró que había una verdadera relación del síntoma y del órgano afectado, con el
temperamento, con el modo de afrontar la vida y con el sentimiento prevalente en cada uno.” Para Hildegard, “la forma de afrontar nuestro temperamento, el estilo de vida, lo mental, todo esto afecta directamente sobre las enfermedades, es algo psicosomático”. La Santa conoció la medicina tradicional, se instruyó con tradiciones orientales y aunó la tradición monástica del aprovechamiento botánico y medicinal del

Saint Hildegard_Juanita Márkez.jpg

Santa Hildegarda, visión de de la artista Juanita Márkez

huerto conventual. Esto le permitió desarrollar multitud de remedios caseros y desarrollar ya en el s. XII, esa teoría psicosomática de la enfermedad y de la curación: “La salud es una conquista diaria, espejo de armonía y de relaciones entre el ser humano y el Creador”.

En suma, una vida plena y un legado fantástico que justo ahora yo empiezo a descubrir arrobada perdida. Creo que nuestra Hidelgarda, con su arte,
arrojo y modernidad, formará ahora en otras dimensiones, un trío fantástico con Santa Teresa“Lee y  conducirás, no leas y serás conducido” y Sor Juana Inés de la Cruz“Hombres necios que acusáis/a la mujer sin razón,/sin ver que sois la ocasión/de lo mismo que culpáis.”

Os recomiendo empezar revisando su vida mediante la película Visión (2009), que explica muy bien su trayectoria desde que es entregada como oblata con 8 años por sus padres al convento de Disibodenberg, hasta que consigue convertirse en referente y líder espiritual de su orden y de la iglesia católica, insólito en una mujer. Y sí, también parece que amaba a señoras, en concreto a la noble monja Richardis, pero como está muy bien documentado, os dirijo a esta página. Escribió, pues, mi admirada abadesa: “¡Oh, figura femenina, cuán gloriosa eres!”…


Ich liebe dich, Schwester* = Te quiero, hermana

Escribe en la senda

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: