* Sendas de Oku *

·Comunicación ·Energía ·Acompañamiento

Comunicación interespecie.


Por María Jesús Garcia, Animal Communicator

animal appreciation.gif

Comunicando con otros animales.

“Los animales tienen una vida sentimental muy profunda. Son mucho más de lo que se piensa, y no deberían estar encerrados en los zoos ni se deberían hacer experimentos con ellos. Cuanto más te metes en sus mentes, más compasión sientes hacia ellos y hacia los otros humanos, porque ves los sentimientos en estado puro; los animales no tienen dobleces” 
Marc Bekoff


Establecer comunicación con otro ser vivo es algo natural, bello y necesario para comprenderse y buscar la felicidad mútua. Cuando somos pequeños y hemos crecido en un entorno liberador y creativo, lo hacemos constantemente y sin cuestionarnos la utilidad o la posibilidad de entendernos con aquellos que nos rodean, independientemente de la especie.

Un Animal Communicator es una persona que ha aprendido a recuperar la capacidad de escucha que todos poseemos de manera natural, consiguiendo transmitir los mensajes emitidos por los animales, con el fin ético de mejorar su calidad de vida y la de su familia. Nos guste o no, ellos trabajan con el sutil tejido emocional y psíquico de un modo magistral. Y tienen mucho que decirnos, sobretodo cuando no están cómodos en el entorno, se encuentran enfermos o están cerca de su muerte.

Qué podemos preguntarles?


  • Si necesitan algo para sentirse más cómodos en su vida cotidiana (comida, espacio, ocio, socialización, afectividad)…
  • Si están a gusto con su entorno familiar (humanos y otros animales) y qué sienten sobre la conviviencia.
  • Si hay alguna circunstancia (pasada o presente) que les haga sentir malestar físico o emocional, y el modo de ayudarles.
  • Porqué muestran ciertos comportamientos o conductas que acaban produciendo desencuentros en la relación con sus responsables, y cómo se puede colaborar con ellos para transformar los retos en positivo.
  • Cómo podemos acompañarles mejor en caso de problemas de salud puntuales (afecciones y operaciones) y enfermedades diagnosticadas y tratadas (agudas, crónicas o terminales). Nuestros animales suelen darnos claves para ayudarles emocionalmente y vivir el proceso juntos de un modo más sereno y amoroso.
  • También mediante nuestros Animal Communicator de confianza, podemos enviarles mensajes concretos para que se sientan más seguros, amados y tranquilos, sobretodo en casos de cambios bruscos (adopción, duelo, ruptura familiar, cambio de residencia) o que les afecten personalmente: visita al veterinario, suministro de medicación o curas, modificación de horarios de paseo/compañía mútua, nuevo miembro en la familia (animal o humana). A su vez, se deja un espacio en la comunicación por si desean expresar alguna inquietud, dar un mensaje o explicar su función última en la vida de sus responsables. Recordemos que el propósito de todo ser sintiente es desplegar cualidades y modos de vida que podemos entender como espejo, impulso o reto. Pura belleza.

Como hemos visto es muy importante comunicarnos con los animales, verbalizar nuestros sentimientos e intenciones, y así implicarles de una manera más tierna y directa, como ellos se muestran con nosotros. Escribe mi maestra, Olga Porqueras: “Cuando estamos con un animal normalmente le hablamos e incluso compartimos cosas con él. El problema es que no le escuchamos. Formarse como Animal Communicator te permite recordar, sintonizar con la frecuencia universal del lenguaje. De esta forma puedes oír.”

No es nada más que la teoría vibracional: aunque creamos que no llega, no se entienda, no nos comprendamos (aparentemente), la intención, la emoción y el acompañamiento, llegan y dan sus frutos. Si recientemente los médicos animan a que los familiares de personas que están en coma hablen con ellos para que sientan, en alguna capa de su IMG-20130512-WA0000extraviada conciencia, su compañía y amor, cuánto no podemos hacer por nuestros hermanos en este planeta desde la empatía y la comunicación.

Como los niños o las personas con especial sensibilidad, nuestros compañeros actúan de espejo, absorben tristezas y moods y pueden llegar a debilitarse si la energía sutil que envuelve el microcosmos hogareño está densa o agotada. La enfermedad es una clara respuesta física a un entorno hostil, triste o saturados de impotencias. La comunicación con ellos también nos ayuda a comprender mejor sus necesidades, anhelos de felicidad y deseos personales. Cada animal despliega su personalidad y su modo de relacionarse con nosotros y con su entorno, y le afecta (somatiza incluso) de diferente forma aquello que vive o percibe.  Cuando comunicamos con ellos, las respuestas que nos ofrecen son limpias, directas y sin trampas psicológicas.

  • Consulta el código ético que respeta un Animal Communicator profesional. Recordamos que la comunicación no sustituye otras opciones terapéuticas, si no que las complementan, y que debemos consultar al veterinario cuando se trata de la salud y la seguridad de nuestros animales de familia. ¡Ellos son lo primero!. Del mismo modo, hay excelentes profesionales de la educación en positivo que pueden ayudarnos de un modo constructivo y agradable.

Quieres comunicarte con tu animal de familia?



  • “Si hablas con los animales ellos hablarán contigo y os conocereis mutuamente. Si no hablas con ellos, no los conocerás. Y lo que no conoces lo temerás. Lo que uno teme, uno lo destruye”. Chief Dan George, líder de los Tsleil-Waututh, Columbia Británica (1899-1970).
A %d blogueros les gusta esto: